ELPAIS.

Mujeres de Guatemala extracto de el periodico El Pais Espana

España amplía el caso del genocidio maya a los crímenes de género

El magistrado Santiago Pedraz ha ampliado su investigación

El juez de la Audiencia Nacional considera que las violaciones querían acabar con esa etnia

. Madrid 26 JUL 2011 - 19:58 CET

Los delitos de genocidio, terrorismo, lesa humanidad, torturas, asesinatos y detenciones ilegales no fueron los únicos que presuntamente se produjeron durante el genocidio maya perpetrado por el Ejército guatemalteco y las ultraderechistas Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) entre 1979 y 1986. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha ampliado su investigación a los crímenes de género. El magistrado considera que las 1.465 violaciones, en su inmensa mayoría de mujeres mayas, perpetradas en ese periodo, además de otras atrocidades sexuales, tenían como fin acabar con esa etnia.

Pedraz constata 1.465 violaciones de las que el 97% serían imputables a estos últimos. En el 88,7% de los casos, las víctimas eran mayas. El 62% tenía entre 18 y 60 años y otro 35% eran menores. “Muchas de ellas fueron sometidas a esclavitud sexual”, relata el juez. “Las mantenían con vida para ejercer agresiones sexuales”. Otras veces “eran trasladadas a cuarteles y destacamentos militares”. La resolución señala la “extrema crueldad” con la que se perpetraron los crímenes. Mutilaciones, hemorragias vaginales, empalamientos, aperturas de vientres... También se produjeron contra embarazadas y niñas, incluso en presencia de familiares y miembros de la comunidad. En muchos casos provocaron la muerte de las víctimas o se las ejecutó después.

“Toda esa violencia de género fue planificada desde el entrenamiento militar, en el cual las agresiones se constituían en práctica habitual, siendo incluso ordenadas por los mandos de forma previa al ingreso [en el Ejército]”, afirma el magistrado. Su fin era “asegurar el fin de la transmisión de la cultura maya y la desaparición del grupo” provocando desplazamientos de mujeres, rupturas de matrimonios y lazos sociales y evitación de matrimonios y nacimientos dentro del grupo. Unos 500.000 mayas, en su mayoría mujeres y niños, tuvieron que desplazarse a otras comunidades y después a las montañas. Muchos murieron de hambre y frío.

 

Feminicidio silenciado : Guatemala

ELPAIS.com >Sociedad >Domingo http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Feminicidio/silenciado/elpepusocdmg/20111016elpdmgrep_2/Tes

REPORTAJE: GENOCIDIO EN GUATEMALA         "Feminicidio silenciado"

Más de 100.000 mujeres fueron violadas durante 36 años de conflicto en Guatemala. Aquellas agresiones han marcado un presente en el que la violencia de género se ha hecho habitual

 

 

victimas-feminicidio-guatemala.jpg

 

Víctimas, testigos y supervivientes del feminicidio que el Ejército guatemalteco cometió durante la dictadura de Ríos Montt. Jacinta.- OFELIA DE PABLO Y JAVIER ZURITA

Guatemala sigue siendo territorio hostil para una mujer: 685 asesinadas en 2010, 120 en lo que va de año. Las cifras de violaciones y torturas superan la de cualquier otro rincón de Sudamérica. Incluso a Ciudad Juárez. Esta estadística es una secuela del periodo más negro del conflicto vivido en este país durante 36 años (1960-1996) cuando más de 100.000 mujeres fueron violadas y torturadas siguiendo un programa de exterminio de la etnia maya. Todo ello ha configurado una cultura de violencia sin castigo contra la mujer, para quien solo existe un 1% de posibilidades de que su caso llegue a la justicia. En ese contexto, una causa instruida por la Audiencia Nacional española se ha convertido en la única posibilidad de cambiar el destino de las mujeres guatemaltecas.

Destrozar a la mujer para eliminar al pueblo VIDEO - Ofelia de Pablo y Javier Zurita - 15-10-2011

Más de 100.000 mujeres fueron violadas y torturadas en Guatemala siguiendo un programa de exterminio de la etnia maya entre los años 1960 y 1996. Ante la cultura de violencia sin castigo contra la mujer que se vive en su país, una causa instruida por la Audiencia Nacional española es la única posibilidad de cambiar el destino de las mujeres guatemaltecas.

×